La Paciencia Y La Confianza Rinden Frutos Para Klarman Y Lawrence En El Preakness

by | 05.22.2017 | 11:18am
Bill Lawrence y Seth Klarman levantan el trofeo del Preakness Stakes

Para dos chicos que crecieron muy cerca del hipódromo, ganar el Preakness con un caballo de su propiedad es el sueño de toda una vida. Seth Klarman, un nativo de Baltimore, creció casi en la misma calle de Pimlico, mientras que su socio, Bill Lawrence, creció cerca de Saratoga, en New York. Ambos hicieron su fortuna en el negocio de las inversiones, y se asociaron unos 25 años atrás para seguir su pasión por el deporte hípico. Sus sueños se hicieron realidad el pasado sábado 20 cuando el tresañero Cloud Computing arremetió en la recta final para ganar por cabeza la segunda gema de la Triple Corona.

“Yo comencé de adolescente analizando, disfrutando las carreras, disfrutando del deporte y disfrutando el enigma de tratar de determinar el ganador de una competencia”, dijo Klarman. “Esto es apuestas, es un asunto riesgoso. Esto no es para nada diferente a lo que hago en el resto de mi vida, pero igual brinda uno de los más altos niveles de emoción que una persona pueda tener. Esto es la cúspide de nuestras carreras como propietarios de caballos purasangre”

“Si usted encuentra a alguien que realmente esté obteniendo ganancias en este deporte, por favor avíseme”, bromeaba Lawrence en una entrevista para Wharton Magazine. “Para mí, que vengo de Wharton, para Seth, que es un gran inversionista, este negocio no concuerda con nuestra cotidiana manera de pensar”

La euforia de ganar en el escenario principal de la nación compensa y más los riesgos asumidos, admiten ambos. En la industria de las inversiones, la meta es hallar activos subvaluados y capitalizar con ellos, estrategia que Klarman y Lawrence han aplicado en el negocio hípico para lograr resultados al más alto nivel. Cloud Computing, por ejemplo, es hijo de Maclean's Music, un semental relativamente nuevo, y sus propietarios pagaron $200,000 por el potro, que ahora ha producido más de $1 millón.

“No es una crianza de lujo, se trata de un padrillo con poca experiencia”, explicó Klarman. “Cuando al entrenador le gustó y el veterinario le dio el visto bueno, decidimos comprarlo”

Si esta decisión de compra fue sin duda importante, quizás más importante aún haya sido la decisión de dejar pasar el Kentucky Derby y esperar el Preakness, a pesar del hecho de que Cloud Computing tenía puntos suficientes para correr la Carrera de las Rosas.

“Sin arrepentimientos”, continuó Klarman. “Yo creo que una posible causa para que hayamos ganado hoy fue que tuvimos paciencia y no expusimos a un potro sin experiencia en un lote de 20 caballos en una pista tan difícil. Pienso que es la verdadera razón para estar aquí. Yo he aprendido en la vida que uno no puede estar viendo atrás y pensar en lo que hubiera, pudiera, o debiera haber sucedido. Tomamos una excelente decisión, estamos eufóricos y nos preocuparemos por el futuro, no por el pasado”.

Con respecto a que ese futuro incluya o no el Belmont Stakes dentro de tres semanas, Klarman y Lawrence están comprometidos a hacer lo correcto para su nueva estrella, y confiarán en la recomendación del entrenador ganador del Eclipse Award, Chad Brown, para tomar la decisión correcta.

“Creemos en Chad y tenemos total confianza en él”, dijo Lawrence. “El nos hará saber como está el caballo. El equipo de cuadra está trabajando día a día, y nosotros no estamos en la cuadra a diario. Creo que nos ha ido bien haciendo sugerencias, pero siempre siguiendo los lineamientos de Chad. Si dice vamos, iremos. Si dice que no, pues no vamos”

 

Paulick Report on Instagram