Fácil De Decir, Difícil De Lograr: Ganar En Un Mismo Año Dos Carreras De La Breeders’ Cup

by | 11.09.2017 | 9:20pm
Rushing Fall (Javier Castellano) - BC Juvenile Fillies Turf

No es difícil hacer un ejercicio mental y pensar en cuántos propietarios con años dentro del deporte hípico han querido tan siquiera llegar a estar presentes en una competencia de la Breeders' Cup.

Para poder participar en esta celebración del hipismo mundial deben conjugarse varios factores, siendo el más importante el poder tener al caballo apropiado con la condición necesaria en el momento preciso. Apenas unos 200 ejemplares en total llegan al punto de partida en las 13 competencias de la Breeders' Cup, un ínfimo porcentaje del universo de caballos que hacen campaña en el mundo entero.

Debemos entender entonces que ganar tan siquiera una de éstas 13 pruebas es de por sí complicado. Ganar dos de éstas 13 pruebas puede ser considerado como una verdadera hazaña, y esto fue lo que logró la gente de e Five Racing Thoroughbreds al llevarse la Juvenile Fillies Turf y la Juvenile el pasado viernes 3 y sábado 4 de Noviembre en Del Mar.

Una hazaña mayor cuando se trata de un propietario con tan sólo tres años en la industria que ya acumula tres triunfos en la Breeders' Cup. Bob Edwards, factor principal de e Five Thoroughbreds, puede decir que logró tal hazaña.

Apenas un año después del triunfo de New Money Honey en la BC Juvenile Fillies Turf de 2016, e Five Thoroughbreds volvió a ganar esta competencia con Rushing Fall, una hija de More Than Ready que defendía su invicto de dos carreras, la última de ellas en Keeneland, ganando el Jessamine S. (G3) el pasado 11 de Octubre. Entrenada por Chad Brown y conducida por Javier Castellano, Rushing Fall cerró como la segunda favorita en las apuestas con proporción de 3/1.

Los primeros metros de la carrera fueron angustiosos para Rushing Fall, que quedó muy comprometida en medio del lote poco antes de girar la primera curva. Castellano tuvo que maniobrar para evitar un grave tropiezo, y finalmente pudo colocar a la potranca en el octavo lugar a unos cuatro cuerpos de la delantera entrando a la recta de enfrente.

Ante un rápido tren de carrera, Rushing Fall pudo correr por cuarta línea, su jinete esperando un buen momento para atacar. Las velocistas iban a ceder en cualquier momento, y eso lo entendió Javier Castellano, quien hizo correr en firme a la zaina desde los 600 finales, pasando de viaje por fuera y desplazando a su compañera de establo Significant Form luego de entrar a la recta decisiva. Rushing Fall tomó vuelo en la delantera y esto le permitió neutralizar un tardío remate de Best Performance, que pudo avanzar luego de salir del riel; y de September, cuya partida fue bastante mala. La ganadora mantuvo tres cuartos de cuerpo de ventaja y obtuvo su tercera victoria en igual número de salidas, elevando su producción a $685,000. A continuación el video de la BC Juvenile Fillies Turf:

e Five Thoroughbreds había logrado una importante victoria, y la celebración no se hizo esperar. Pero aún había más.

Good Magic (José Ortiz) – Breeders' Cup Juvenile

A diferencia de Rushing Fall, el dosañero Good Magic no había podido ganar en dos presentaciones, llegando segundo en ambas ocasiones. Sin embargo, su entrenador Chad Brown había dicho luego del Champagne S. (G1), su carrera más reciente, que lamentaba que el hijo de Curlin no hubiera tenido más tiempo para entrar en acción, lo que decía mucho no solo de la calidad del potro, sino también de la confianza que le tiene. Así las cosas, Good Magic, perdedor en dos salidas, fue inscrito en la Breeders' Cup Juvenile, una competencia donde la vedette era el invicto Bolt d'Oro, el caballo local, ganador de tres carreras, pero desfavorecido en el puesto de partida.

Good Magic, coporopiedad de e Five y de Stonestreet Stables, LLC., no fue de los más buscados a la hora de apostar. La gran mayoría daba por descontada la victoria de Bolt d'Oro, por lo que el alazán resultaba una aventura con proporcion de 11/1, un buen dividendo si tomamos en cuenta que más allá del gran favorito, el lote de la Breeders' Cup Juvenile era bastante equilibrado.

José Luis Ortiz logró un excelente brinco inicial con Good Magic, lo que le permitió dejarlo tranquilo al ver que los veloces U S Navy Flag y Solomini salían con mucha intención a buscar la delantera. Sin ningún problema Good Magic giró la primera curva muy cerca del riel, mientras que el favorito Bolt d'Oro lo hacía sumamente abierto, una séptima u octava línea, cediendo considrable cantidad de terreno y comprometiendo su oportunidad.

El pupilo de Chad Brown persiguió a los punteros durante toda la recta de enfrente. Ortiz sabía que tenía caballo, por lo que volteó un par de veces tratando de ubicar a Bolt d'Oro. Ya en la curva lejana hizo correr a su caballo y lo puso en posición de ataque, esperando el codo final. Solomini había dejado atrás a un agotado U S Navy Flag y quedaba como el único objetivo al frente.

En cuestión de segundos Good Magic tenía el control de la carrera a menos de 300 metros para el final. Bolt d'Oro trataba de descontar ventaja, pero los metros iniciales le estaban cobrando factura. Sin enemigos a la vista, el hijo de Curlin le daba a Bob Edwards su segunda satisfacción en apenas 24 horas, galopando la Juvenile con 4 1/4 cuerpos de ventaja sobre Solomini, mientras que el gran favorito Bolt d'Oro no pudo pasar del tercero. Saliendo de perdedor en su tercera actuación, Good Magic superó el millón de dólares en premios, alcanzando $1,216,600. A continuación el video de esta competencia:

No es nada común lo que en tan corto tiempo ha logrado Bob Edwards junto a su esposa Kristine con e Five Thorougbreds. El nombre de la divisa se deriva del más reciente negocio farmacéutico de Edwards, e5 Pharma, donde la ‘e' representa el apellido Edwards, y el número 5 la cantidad de miembros de su núcleo familiar. Los Edwards tienen tres hijos: Cassidy, Riley y Delaney. Edwards, que se había retirado luego de negociar su primera empresa de productos farmacéuticos genéricos por un monto multimillonario, se interesó por la hípica en 2015 cuando un socio de negocios lo invitó a conocer a sus ejemplares alojados en las caballerizas de Saratoga. En cuestión de días ya estaba haciendo su primera compra de la mano del conocido agente Mike Ryan, en las subastas de Fasig-Tipton.

Entre las primeras adquisiciones de Edwards estuvo una hija de Medaglia d'Oro que compró en $450,000. La potranca, bautizada jocosamente como New Money Honey,  salió de perdedora en su segunda actuación ganando el Miss Grillo S. (G3) en Belmont Park, y luego le dió a e 5 Thoroughbreds esa primera victoria en el escenario mundial de la Breeders' Cup al ganar la Juvenile Turf Fillies del año pasado.

Ahora Bob Edwards y su familia representan un testimonio de uno de los objetivos primordiales de la industria hípica: atraer nuevos inversionistas. “Atraer sangre nueva a este deporte es fundamental,” dice Edwards. “Los líderes de esta industria tienen que pensar más allá. Hay que invertir en el futuro del hipismo. Saratoga y Keeneland son lugares especiales y son ejemplo a seguir. Otros hipódromos pudieran mejorar su imagen y su oferta para crear un escenario atractivo para las nuevas generaciones. Es mucho lo que se puede hacer.”

Paulick Report on Instagram