Alex Sano Se Educa En La Universidad Y En El Hipódromo

by | 05.17.2017 | 4:30pm
El entrenador Antonio Sano junto a su hijo Alex, luego de ganar con Gunnevera el Fountain of Youth S.

Alessandro “Alex” Sano está recibiendo educación en dos frentes. El estudiante de biología y veterinaria en la Universidad de Central Florida, de 20 años de edad, también es parte fundamental de la operación hípica de su padre Antonio Sano, que incluye a Gunnevera, inscrito para este Sábado en el Preakness Stakes (G1) en el óvalo de Pimlico.

Alex Sano abordó un vuelo nocturno el pasado 2 de Mayo desde Orlando a Louisville inmediatamente después de su último examen final de su segundo año universitario. Luego de correr al aeropuerto, dijo haberse sentido finalmente sin stress luego de esa última clase. Luego aterrizó y se reencontró con Gunnevera y sus preparativos para correr el 6 de Mayo en el Kentucky Derby (G1).

“Y cuando llegué a Louisville, todo el stress volvió gracias al Derby”, dijo. “Fue muy duro. Durante la última semana de exámenes, estudié mas de seis horas al día. En los recesos que podía tener me dedicaba a los caballos. Consultaba el Blood-Horse, Horse Racing Nation, Daily Racing Form, leía acerca de los caballos y veía repeticiones del Kentucky Derby: American Pharoah, Nyquist, Monarchos. Buscaba ver a los caballos que corrían en atropellada, que chance habían tenido en el Derby. Si, puedo decir que los caballos me hicieron distraerme un poco de mis estudios.

“Yo sabía que físicamente no podía ayudar con el caballo, ya que no soy su galopador y tampoco estuve involucrado con él en esos momentos porque estaba en Orlando. Pero quería saber qué se sentía, qué pensar, qué esperar antes de la carrera, nuestro chance en la misma. Honestamente, cuando llegué a Louisville, fue más de lo que esperaba”, añadió.

“Estar en el Kentucky Derby es una experiencia muy limitada, a nivel mundial. Y para un estudiante universitario ser parte de la misma? Es un chance en un millón para llegar hasta ese punto. La caminata desde la caballeriza hasta el paddock fue increíble. Esperamos estar allí de nuevo, el año que viene o en un par de años. Pero ese tiempo transcurrido en esa caminata es algo que no se puede describir con palabras. Todo empieza cuando pisas la pista. De repente volteas y te das cuenta que hay como 150,000 personas viéndote, tomándote fotos. Tu te sientes como ‘Wow' Te sientes como una estrella de Hollywood”

El séptimo lugar de Gunnevera en el Kentucky Derby no ha disminuido en lo absoluto su entusiasmo por la participación del caballo en el Preakness.

Lidiar con la química orgánica puede ser cuesta arriba en cualquier época del año, más aun cuando se tiene un caballo en el Kentucky Derby. Pero Sano se ha adaptado al multi-tasking, que además incluye jugar al fútbol. Luego de finalizar el semestre, siempre ha estado junto a Gunnevera, excepto el día en que fue transportado a Pimlico y cuando regresó junto a su padre a Florida para chequear el establo en Gulfstream Park West.

“Generalmente soy capaz de manejarlo”, dijo Alex. “Este último semestre fue duro porque ví una materia bastante difícil, más estar involucrado en todo lo referente e la Triple Corona – y también ser un atleta jugando para el equipo de fútbol de la UCF. Fue un semestre muy ajetreado, pero afortunadamente pude balancearlo todo, obtener buenas notas y mantener alto mi índice académico”.

“En un típico día en la universidad, tengo clases desde las 9 am hasta las 2 pm, luego practico fútbol de 4 a 6 pm. Luego dedico tiempo a mis tareas hasta la medianoche. En las pausas, veo los caballos que vienen a subastas, estudio sus pedigrees. Por lo menos un fin de semana al mes acompaño a mi padre a revisar caballos, ver qué podemos adquirir en subastas, qué puede ser una buena compra o no”

Dice Antonio Sano: “Cuando no está en la universidad, está todos los días conmigo en la cuadra”

Gunnevera trabajando el pasado 15 de abril en Gulfstream Park West (Cortesía del Twitter de Antonio Sano)

Alex emigró junto a su familia (padre, madre y hermanos) a Florida desde su Venezuela natal hace siete años, luego que su padre fuera secuestrado por segunda vez y mantenido en cautiverio por 36 días. Esa transición fue más fácil ya que se mudaron a la localidad de Weston, en el condado de Broward, apodado “Westonzuela” por la gran cantidad de nativos del país que residen allí.

“Cuando llegamos a los Estados Unidos me interesó más el hipismo”, dijo Alex. “Me dije ‘Wow, esto es un gran negocio, lleno de prosperidad, mucho dinero involucrado. Este es un deporte divertido'. He estado siguiendo los caballos desde 2010. Estudio los cruces. He creado estadísticas los últimos dos años sobre padrillos y yeguas madres, y esto nos está dando buenos resultados en la cuadra”

Cuando Antonio fue a Keeneland en 2015 para la venta de yearlings de Septiembre, le dio a su hijo una lista de los caballos que sus propietarios tenían interés en comprar.

“Pude reducir esa lista a unos 20-25 caballos”, dijo Alex. “Gunnevera fue uno de ellos. La razón para escogerlo fue porque su padre Dialed In fue un gran corredor en Florida (ganó el Florida Derby), que es uno de los factores que me agrada. Era su primera producción y sabía (que su descendencia) no sería tan costosa”

Dialed In es hijo de Mineshaft, Caballo del Año en 2013. Alex dijo que le gustó que el abuelo materno del potro fuera el ganador del Derby y la Breeders' Cup Classic de 1990, Unbridled.

“Le dije a mi papá: ‘No lo pienses dos veces. Es una buena oportunidad'”, recordó.

Así parece. El salto de Dialed In, alojado en el Darby Dan Farm, es de $15,000, $1,000 menos de lo que costó Gunnevera en subasta. El potro ha producido $1,170,000, con triunfos en el Saratoga Special (G2), Delta Downs Jackpot (G3), Fountain of Youth (G2) y un tercero en el Florida Derby (G1) detrás del ganador del Kentucky Derby (G1), Always Dreaming.

Alex sabe que tiene que cumplir con su compromiso como estudiante en la universidad, donde dice mantener un índice académico de 3.7/4.0. Aspira estudiar veterinaria para ejercer su profesión en algún hipódromo.

“Mis padres siempre me dijeron: ‘No importa cuánto ames este deporte, tienes que ir a la universidad'”, dijo. “Estamos viviendo el sueño Americano, y eso es debido al gran trabajo que mi madre y mi padre han puesto luego de migrar a los Estados Unidos.”

 

Paulick Report on Instagram